miércoles, 27 de enero de 2016

Mis primeros meses en el Reino Unido

Hola, ¿qué tal?

Hacía tiempo que no escribía nada, esta vez voy a escribir un poco como han sido mis primeros meses aquí en Portsmouth. Un poco de mis primeras impresiones,  mi adaptación y mis desencantos y desilusiones.

Para ello me remontaré al día en que vine. Toda la familia perdida, en un país diferente y sin casa, pero tras varios días en un hotel encontramos vivienda. Una casa para mí bastante grande, al menos acostumbrada al piso donde vivía. Con su entrada y su jardín, la verdad que una maravilla. ¿Dónde están las persianas?¿No hay persianas? Solo una cortina que me iba a impedir cambiarme o estar en ropa interior en mi cuarto,  ya que mi ventana conecta con la de mi vecino.  Un chico que pensé que sería bastante mayor que yo, pero resultó ser poco más de medio año mayor

Ahora los días son cortos y hay que aprovechar la luz. Sin embargo, pensaba muy distinto de aquí,  Portsmouth no es mucho más fría que España en invierno,  aunque sí que es muchísimo menos calurosa en verano... y que Andalucía en concreto ni se asemeja. Aunque yo vine ya terminando el verano, quizás en junio y julio es más caluroso

Empezaron los días de estrés para mis padres,  ya que encontrar escuela para mí estaba difícil al llegar casi sin haberlo avisado antes.  En alguna entraría,  pero podía ser que estuviese lejos de casa. Por suerte encontramos plaza en el más cercano a casa y podré ir caminando sola.

Me hicieron unas pruebas para ver como iba con el inglés y como es normal pues me dicen que tendré apoyo y que las asignaturas menos importantes no las daré al principio para tener ese apoyo. Yo escogí español como otra lengua (por lo visto está más de moda, antes o no se impartía o todos daban francés) así podría perdérmelo para estar en el refuerzo.  Sin embargo el primer día iré a conocer a mis compañeros de clase.

Menuda sorpresa,  las clases son pequeñas así que mejor para el aprendizaje,  además mi vecino está en mi clase. Mi primera asignatura que daría ese día un poco más tarde para mí sería Español. Al parecer la profesora no sabía de donde venía yo o no se acordaba y me hizo leer un pequeño diálogo para perder la vergüenza en clase. Se quedó muy sorprendida y me preguntó por mi país, se reía al ver esa metedura de pata.

Aquí el mayor de la clase es quien nace el 1 de Septiembre y el menor el 31 de Agosto del año siguiente, es decir,  estamos en clase los nacidos a finales de 2003 y los de algo más de la primera mitad de 2004. Además casi no hay exámenes...

Aprovecho para ver el temario y primera decepción... el nivel es bajo y no solo en español que no iba a dar por tener refuerzo,  sino en matemáticas era muy bajo y de ciencias poco también...

No tardó en que la chica de atrás me hablase en un español perfecto y me dijese "si algo no entiendes en inglés pregúntame". Pues sí,  ella es Romina, una chica muy simpática de padre Estadounidense y madre Chilena con un extraño español neutral y sin acento ni latinoamericano ni español,  pero que enfadada se le remarca el chileno.

Al fin clases de matemáticas, el profesor decide que haga un ejercicio para quitarme el miedo al ser extranjera.  Una tontería de ejercicio que le sorprendió que multiplicara 79 x 83 de cabeza. Si viesen que practico sumas, restas, multiplicaciones, divisiones y raíces quizá no lo viesen tan sorprendente. Pero bueno, parece ser que el esfuerzo en casa nunca se ve...

Mi vecino de nombre X me pide ayuda con las matemáticas, ya que le cuestan mucho. Yo decido que le ayudaré con la condición de que ni se le ocurra mencionar dinero porque no aceptaría.  Y desde entonces le he ayudado casi todas las tardes hasta la semana pasada que decidió que no quería que fuese a su casa más.

Esta ha sido quizás la decepción más grande que me he llevado y ha sido reciente... al parecer después de todos estos meses no quiere que vaya más a su casa porque está coqueteando con una chica de la otra clase. No lo entiendo,  ya que yo solo quería ayudarle, porque es verdad que le cuesta muchísimo y me llega con esto. He tenido que lidiar con comentarios homófobos que ha hecho cuando odio la homofobia, pero ha ido cambiando para bien. Se ha comportado cada vez mejor conmigo y casi momentáneamente no quiere que vaya a su casa, fue su madre quien me dijo gracias porque estaba estudiando gracias a mí, parece que no se puede cambiar todo... Al menos me habla un poco en clase.

Otras decepciones... los dichosos test de inteligencia de los psicólogos de las escuelas y mis padres que se olvidan incluso cuando me hicieron uno a los 6 años y otro el año pasado. Quizás tendrían que hacer uno de memoria ellos :D :D. Querían mirar escuelas elitistas y les dije que ni se lo piensen que to no me muevo y menos con una hermanita que cuidar.

Otra decepción ha sido con mi madre al ver que me castigaba y me gritaba por cosas absurdas cuando la realidad es que estaba amargada de estar encerrada y no poder comunicarse con nadie al no saber inglés. Por suerte, desde que tiene profesor particular y sale con la madre de mi amiga Romina está mucho más feliz.

También he pasado miedo. Un miedo extraño de pensar que estoy lejos de mis hermanas,  de mi hermano, de mi sobrina y de mi cuñada y cuñado que son como hermanos también.

Pasé miedo cuando mi madre se cayó con mi hermana en brazos y se quedó inconsciente con una brecha en la cabeza. Oir un golpe en la noche, escuchar a tu hermanita llorando más fuerte de lo normal, ir corriendo a ver y al encender la luz encontrarte a tu madre en el suelo, el suelo lleno de sangre y que no te conteste es demasiado fuerte. Sin embargo mis emociones se bloquearon y solo sentí que necesitaba eficiencia en lugar de miedo, así que hice lo que estaba en mi mano y cuando me quedé con mi hermana en casa del vecino y se la llevó la ambulancia ya consciente fue cuando aproveché para sacar las lagrimas de miedo.

He viajado a Londres con mis compañeros del year 7 y los del year 8 y 9 a ver Hamlet en un teatro. He ido a Liverpool y Manchester con mi familia y tenemos pensado ir a Escocia con la familia de Romina también.

La verdad que aunque me quejo, yo creo que lo bueno compensa por mucho lo malo. Mi hermana Nozomi es quien me saca lo mejor de mí, verla crecer, jugar con ella, dormirla, preparar su biberón. Sin duda es algo que me hace feliz, quizás la cosa que más feliz me haga. Ir al piso de abajo y ver a mis padres abrazaditos alguna vez y me encanta, no puedo evitar ir a darles un abrazo aunque intento no fastidiarles el momento.

He recibido el mejor regalo de reyes de mi vida, la sorpresa de venir mi hermana con mi cuñada y darme ellas la sorpresa. Mis padres me dijeron que tenían que ir a algo importante y me quedé en casa de Romina, recogieron a las 2 intrépidas en el aeropuerto de Southampton, llegaron a casa y se escondieron en el armario, luego fueron mis padres a por mí y me dijeron que tenía un regalo en el armario. Sin duda una gran sorpresa que no olvidaré en la vida. Un reencuentro tan especial que solo de recordarlo lloro.

Voy a dar las gracias a Romina que me ha animado a escribir esto y que sin duda es una amiga a la que quiero mucho y que me invita siempre a su otra casa y me encanta estar contigo. Tengo que escribir bien de ti que sé que lo leerás :D :D

Un saludo y espero volver por mi blog.

1 comentario:

  1. Entro aquí por la critica a la película de Dragon ball y acabo leyendo tus experiencias en Inglaterra... La verdad es que para la edad que tienes (2003...) escribes muy bien, es por eso que me he animado a comentar.

    Aparte, me ha llamado la atención por que siempre he querido viajar y vivir en un país anglo sajón (sobretodo durante la adolescencia, tengo 19) y me ha dado algo de envidia tu relato... Pero ahora con lo del Brexit y los problemas de migración masivos debe de ser difícil vivir ahí (sobretodo con la imagen que tienen de los Españoles). Espero que todo te vaya bien.

    Un saludo

    ResponderEliminar